www.bebesCR.com

Bebés

bebesCR.com - bebes

Directorio

Centros Educativos

Material Didáctico

Ictericia en los

recién nacidos sanos

Dr. Pedro Valencia*, Dr. Alejandro Serrano y Lic. Fabiola Cano

No es raro que en los primeros días de vida, los niños adquieren una coloración amarilla en su piel, mucosa oral y sus conjuntivas, lo que sin duda, plantea algunas preguntas acerca de esta condición. Esta coloración amarillenta se denomina ictericia fisiológica, es común en los recién nacidos, en la mayoría de los casos desaparece en la segunda semana y de no ser así puede ser tratada fácilmente.

Qué es la ictericia?

El hígado, como prácticamente todos los órganos, sufre un proceso de maduración durante los primeros meses de vida; es decir, al nacer se enfrenta a una serie de cambios a los cuales tiene que adaptarse. Por otra parte, la bilirrubina es una sustancia que normalmente se produce en el cuerpo humano y al llegar al hígado se elimina con la bilis y se excreta en las heces.

Los recién nacidos desarrollan ictericia cuando la bilirrubina se produce más rápido de lo que el hígado del bebé puede manejar. Esto pasa por una o más de las siguientes razones:

* El hígado del bebé no está lo suficientemente desarrollado todavía para remover la bilirrubina de la sangre.
* Se produce más bilirrubina que la que el hígado puede metabolizar y eliminar.
* Una parte de la bilirrubina se reabsorbe en el intestino antes de que el bebé la deseche con las evacuaciones.

La bilirrubina excedente en la sangre se deposita en varios órganos, entre ellos la piel, lo que le da el tinte amarillo; este color aparecerá primero en la cara, después en el tórax y el estómago y finalmente en las piernas.

Esta ictericia también se le denomina ictericia fisiológica del recién nacido, o ictericia transitoria, ya que aparece entre el tercero y séptimo día de vida y desaparece normalmente en la segunda semana.

¿Qué es la bilirrubina?

El oxígeno que tomamos del aire durante la respiración llega a la sangre, donde es transportada a todas las células del organismo mediante la hemoglobina que se encuentra en los glóbulos rojos. Los glóbulos rojos viven tres meses en promedio y cuando mueren la hemoglobina sufre un proceso de transformación hasta convertirse en bilirrubina. Los recién nacidos normales tienen más bilirrubina porque, como se señaló anteriormente, su hígado todavía no es eficiente para removerla; mientras que los bebés más grandes, niños y adultos eliminan rápidamente este producto de la sangre.

¿Puede la ictericia dañar a mi bebé?

Sí, cuando la bilirrubina alcanza niveles altos en la sangre, puede ser peligrosa. El nivel en el cuál la bilirrubina representa un riesgo para la salud del niño depende de su edad, su peso y de otras condiciones médicas asociadas. Para saber cuáles son los niveles de bilirrubina, existe un examen sencillo, disponible en cualquier laboratorio y sólo se necesita de una pequeña muestra de la sangre de tu bebé.

Para investigar otras causas por las cuales el niño tiene aumento de la bilirrubina, existen diferentes exámenes que pueden ser necesarios para esclarecerla, los que integrarán parte de la valoración médica oportuna.

¿Cómo saber si mi bebé tiene ictericia?

Los padres pueden ser los primeros en detectar la ictericia y deben estar atentos a cualquier cambio en el color de la piel, de la parte blanca de sus ojos, escleróticas, y de la mucosa oral de los recién nacidos.

Para ello, es más confiable observar al bebé bajo la luz natural o en un cuarto iluminado con lámparas fluorescentes; si se tiene duda, se puede presionar suavemente la punta de la nariz, la frente o el pecho del bebé: si la piel luce del color habitual, no existe ictericia, pero si se aprecia el tinte amarillento, ponte en contacto con el médico.

¿Cómo se trata la ictericia?

Cuando los niveles de bilirrubina están levemente aumentados, no se requiere de ningún tratamiento especial y puede ser suficiente la exposición diaria al sol, tras la ventana, de 15 a 20 minutos. Debes recordar que la piel del recién es sumamente delicada; la radiación solar degrada las moléculas de bilirrubina y ayuda a su eliminación. Pueden emplearse lámparas especiales con el mismo propósito; en ocasiones este tratamiento es necesario y el niño deberá de permanecer en el hospital por algunos días; existen también las facilidades para recibir este manejo en casa. A este tratamiento se denomina fototerapia y lo debe de indicar y vigilar el pediatra.

Puede ayudar también a eliminar la bilirrubina que llega al intestino el incrementar el número de veces que se le dé leche al niño, ya sea del pecho materno o de fórmula.

En raras ocasiones se puede llegar a recurrir al recambio de la sangre del niño, exsanguineotransfusión, con el propósito de eliminar la bilirrubina; este procedimiento está restringido a condiciones especiales y debe siempre ser realizado bajo las órdenes de un pediatra, en un hospital y de preferencia en una unidad de cuidados intensivos neonatales.

Una vez que la ictericia empieza a disminuir, lo más probable es que continúe bajando hasta desaparecer. Si la ictericia persiste por más de tres semanas es imperativo consultar al pediatra y aclarar la causa que la produce.

¿Se puede amamantar a un niño con ictericia?

Generalmente no existe contraindicación para seguir dándole el pecho al niño con ictericia fisiológica; aunque en ocasiones puede ser ésta la causa de que se prolongue; en estas circunstancias, el pediatra puede recomendar la suspensión temporal, por uno o dos días, de la leche materna. En estos casos es conveniente utilizar las bombas de succión para estimular la producción de leche y poder reiniciar la lactancia con el pecho materno.

En resumen, si tu niño nació sano, no ha adquirido ninguna enfermedad y presenta ictericia, no te alarmes pues ésta se quitará sola; si la ictericia es muy evidente o progresa, consulta de inmediato a tu médico para que te oriente y se tomen las medidas necesarias para el diagnóstico y tratamiento oportuno de la ictericia.

Datos obtenidos del Hospital Infantil de México Federico Gómez y de la American Academy of Pediatrics.

*Subdirector de Servicios Auxiliares de Diagnóstico,
Subdirector de Asistencia Médica,
Colaboradora de la Subdirección de Servicios Auxiliares de Diagnóstico