www.bebesCR.com

Bebés

bebesCR.com - bebes

Directorio

Centros Educativos

Material Didáctico

Los cólicos y su bebé

PAGINA 1 | 2 |

Lidiando con los cólicos

  • Consulte con el pediatra para descartar que haya una causa médica para el llanto.

  • Pese a su bebé regularmente. El aumento de peso gradual es una señal de que se está alimentando adecuadamente.

  • Altere su dieta o la fórmula que está dando a su bebé. Si usted está amamantando, trate de eliminar alimentos en su dieta que puedan estar causando irritación: cafeína, lácteos, cebolla, etcétera. Elimine un alimento a la vez de tal manera que pueda identificar cuál esta irritando a su bebé. Si utiliza fórmula, pruebe alguna que no contenga leche de vaca. Cambiar de fórmula podría hacer la gran diferencia. Si el malestar en su bebé es producto de la alimentación, el cólico debería mejorar en unos pocos días después de eliminar el elemento irritante.

  • Haga un registro del comportamiento de su bebé: cuándo llora y cuándo está contento, cuándo está atento y cuándo está soñoliento, cuándo se alimenta y cuándo defeca. Esto le ayudará a encontrar un patrón y del mismo, tal vez emerja la solución. También podrá ayudarle cuando converse con el pediatra.

  • Use técnicas de tranquilización: pruebe a mecerlo, alzarlo y caminar con el bebé mirando hacia el frente y su estómago apoyado sobre su brazo cruzado. Póngalo sobre su estómago por ratos para eliminar los gases. Poner una bolsa de agua caliente bajo su estómago o acostarlo boca abajo sobre sus rodillas ayuda algunas veces. Dele masaje suave en su espalda alternado con unas suaves palmaditas.

  • La música rítmica y ciertos sonidos (ruido blanco) pueden ayudarle a tranquilizar a su bebé.

  • Anticipe el llanto de su bebé. De ser posible, emplee técnicas de tranquilización aún antes de que empiece a llorar. El registro mencionado anteriormente podría ser útil en este punto.

  • Responda al llanto tan pronto como pueda. Esto podría ayudarle a evitar períodos más largos de llanto.

  • Acorte el tiempo entre una alimentación y otra. Si el bebé llora regularmente 20 ó 30 minutos antes de su próxima comida, podría ser en respuesta al hambre. Podría ayudarle alimentarlo en menor cantidad más a menudo.

  • Tómese un descanso: para evitar un exceso de tensión, trate de obtener ayuda de alguien más a intervalos regulares.

Las causas de cólicos no se conocen, pero esté prevenida ante ciertas inexactitudes. Primero, no asuma que el llanto se debe a algo inadecuado de su leche; los bebés alimentados con fórmula son igualmente propensos a los cólicos. Segundo: los episodios de llanto al final de la tarde o temprano en la mañana no se deben necesariamente a cólicos. A estas horas los bebés se encuentran cansados o adormilados.

Finalmente, tan frustrante com pueda ser, trate de no sentirse agobiada por el llanto de su bebé. No se preocupe acerca de lo que estarán diciendo o pensando los vecinos ni de que alguien ponga en duda sus habilidades como madre. Y recuerde: esta etapa también pasará.